Hey, esta foto tiene ©
Biography

Biografía

    Si por tus venas, en vez de sangre, tienes témperas, acrílicos, acuarelas, tintas, o asocias cualquier material con su capacidad para adherirse a la base en la que pretendes plasmar tus ideas pictóricas, entonces, querida mía, no solo eres una quemada de la pintura, sino que, incluso podemos decir que te llamas Marta Solar Beltrán, pues lo tuyo no es normal. Así de sencillo.

Viene tu afición a las Bellas Artes desde tu más primaria infancia, cuando rayabas a todo el mundo desde tu familia a tus profesores con el deseo de plasmar tus vivencias en una base con la que poder transmitir al resto de la humanidad tu visión del mundo.Una visión que comenzaste basándola en tu inspiración. Como ahora. En tu deseo de experimentar con el color. Como ahora. En jugar con las armonías. Como ahora. En pintar sueños a través de lo que te transmiten. Como ahora. En mostrarnos la mirada del mundo a través de tus pinceles. Como ahora… También es cierto que el paso de tu pincel por el lienzo lo aplicas cual bailarina sus zapatillas danzando por el escenario. Moviéndolo con facilidad, con la inspiración que te transmiten tus sueños.

Por encima de todo y pese a los estudios en la Universidad de Concepción (Chile), has sido siempre autodidacta aunque exista, naturalmente, en tu obra, la influencia del extraordinario y polifacético austriaco Friedrich Stowasser, o como el mismo se denomina: Friedensreich Hundertwasser, tu gran admirado en el campo de las Artes Plásticas. Pese a tus estudios de Pedagogía en Artes Plásticas, en la citada universidad chilena, y aunque llegaste a aplicar los adquiridos conocimientos en inculcar el amor por el Arte con mayúsculas a los tiernos infantes chilenos y, también, a bastantes ya correosos, ese no era tu mundo y continuando la incursión en el campo de la fotografía que ya iniciaste en el campus de Concepción, y aún hoy, muchos años después, sigue formando parte de tu visión del mundo y, sobre todo, de las personas a las que reflejas desde un punto de vista tan personal y por supuesto intransferible, captando la belleza de lo sutil y efímero que tiene que permanecer, al menos en el papel. El de tus fotografías.
Señoras, señores y demás habitantes de este mundanal ruido que nos envuelve en nuestras ciudades y lugares de moradía, pasen, vean y deléitense con el espectáculo que para todos nosotros ha preparado Marta, por encima de todos sus atributos una persona de las de verdad. Como tiene que ser. Disfruten y sean buenos con el mundo. Siempre.
E. Meilán

11068243_10207107867918251_1134606279141800108_n